Megaphone (pink).png

NUESTRAS VOCES IMPORTAN

Una carta de los y las sobrevivientes

Hemos experimentado años de abuso, violencia, objetivación y deshumanización en en el comercio sexual. Nosotros conocemos de primera mano el daño devastador del trauma duradero que ocurre como resultado de la explotación en una industria basada en la desigualdad de raza, género e ingresos.  Somos conscientes de los esfuerzos recientes de despenalizar el comercio sexual y estamos escandalizados, bastante ofendidos, por la actitud abierta de nuestro estado hacia la despenalización total del comercio sexual.  Urgimos que los políticos, los legisladores y nuestros compañeros neoyorquinos aprendan de las voces de los sobrevivientes sobre la verdad de los daños omnipresentes y el sufrimiento cometido por los compradores de sexo, los padrotes, los traficantes, y otros explotadores y especuladores.

 

La industria multimillonaria del sexo no se ve como en las películas. A la mayoría de nosotros no nos sacan a cenar a restaurantes elegantes, ni nos tratan como personas. Nos tratan como animales. Los explotadores nos pegan, nos manipulan la mente y nos controlan cada movimiento.  Harán lo que sea para satisfacer sus necesidades monetarias o sexuales.  Nuestros cuerpos son recipientes mercantiles para que así lo logren. Sabemos de sobra que los grupos marginalizados corren un riesgo más alto de ser explotados, y por lo tanto son especialmente vulnerables a los daños del comercio sexual.  Despenalizar el comercio sexual en su totalidad tendría consecuencias desastrosas.  No se confundan. La despenalización total significa permitirles a los padrotes, a los compradores y a los dueños de burdel operar con impunidad.  El tráfico de sexo (incluso el de los niños) y el crimen organizado aumenta cuando se implementa la despenalización de la compra de sexo y el proxenetismo.

 

En un momento cuando estamos levantando la voz contra la violencia y acoso hacia las mujeres y grupos marginalizados, creando espacios de inclusión y oportunidad, ¿por qué daríamos un paso atrás y permitir que estos grupos estén aún más expuestos a los daños de la prostitución lucrativa?

 

Como sobrevivientes, reconocemos que la legislación propuesta para la total despenalización del comercio sexual sólo nos causará más daño, y creará una amenaza aún más grande a las futuras víctimas potenciales.  Ni hablar del impacto económico enorme que la total despenalización tendrá en la sociedad.  Además, tenemos que reconocer que no hay muchas alternativas para los sobrevivientes una vez salgan del comercio sexual.  Nos faltan los recursos necesarios para mantener vidas sostenibles.   El alojamiento, la educación, la sanidad, el tratamiento de salud mental y un trabajo estable son sólo cinco de los recursos necesarios que los sobrevivientes no tienen a su disposición. La falta de éstos los lleva a caer de nuevo en la explotación.  Necesitamos apoyo. Necesitamos recursos. Y no necesitamos ser penalizados.

 

Por eso apoyamos nuestro modelo llamado Equality Model .  Antes conocido como el modelo nórdico o suizo, el Equality Model es el único de su tipo.  A diferencia de la completa despenalización o la completa legislación, este modelo asegura que todas las personas en la prostitución no son penalizados mientras al mismo tiempo mantiene los castigos a los padrotes, traficantes, y compradores de sexo, quienes finalmente perpetúan y alimentan esta empresa.  El Equality Model pide servicios amplios, especializados, y basados en la teoría del trauma para todas las personas dentro de la prostitución.  Además, el Equality Model se preocupa por el cuidado de los sobrevivientes después de salir--incorporando aquellos servicios antes mencionados que los sobrevivientes necesitan para vivir una vida sostenible después de tanto abuso inconcebible.  Los sobrevivientes necesitan saber que pueden fiarse de su estado con la seguridad de sus vidas.  Apoyar el Equality Model es una forma de hacer exactamente eso.

 

Queremos dejar en claro que creemos en la despenalización de las personas en la prostitución porque nos importa su seguidad y bienestar; sin embargo, no apoyamos la despenalización de los que nos explotan.  Escuchar nuestras voces y experiencias vitales es esencial cuando se crea la legislación sobre esta cuestión.  Estamos ansiosos por compartir nuestra perspectiva y tener un diálogo productivo con cualquier persona que proponga o haga cumplir la legislación, además de cualquier persona en nuestra comunidad local.  Sin embargo, nadie debe hablar por nosotros ni utilizar nuestras voces para argüir que nosotros, los sobrevivientes del tráfico y la prostitución, apoyamos la despenalización total de los padrotes, los compradores y los dueños de burdel.  No vamos a continuar guardando silencio mientras se nos siga malentendiendo y malrepresentando, para apoyar las metas malpensadas en pro de la prostitución por parte de una agenda supuestamente progresista. La gran mayoría de los sobrevivientes de la prostitución y el tráfico quieren terminar con la compra y venta de personas vulnerables, y saben de primera mano que la mejor forma de hacerlo es asegurarse de que el proxenetismo y la compra de sexo mantengan el estatus de comportamiento no tolerado ni incentivado.  ¿Nos vas a escuchar, Nueva York?

 

Con el debido respeto,

 

Comité de Sobrevivientes

Neoyorquinos por el Equality Model